Eventos como herramienta en la creación de valor de las marcas

Una marca es mucho más que un logo. Es todo lo que representa. Su posición en la mente de los consumidores.

Una marca fuerte, apegada a la gente, con vínculos sólidos y difícilmente sustituible por otra de la competencia, es una marca con un alto valor añadido.

Para conseguir todo esto, qué duda cabe, los eventos son herramienta fundamental. Una estrategia que tenga en cuenta los momentos en que nuestra marca se relaciona de tú a tú con sus clientes, que fomente esas experiencias y momentos de alto valor, que los alargue y gestione adecuadamente en el tiempo, es una estrategia adaptada al nuevo entorno.

En ocasiones vemos, como nos decía recientemente Eric Mottard, CEO de Eventoplus, que las empresas hacen los eventos “cuando toca”, cuando protocolariamente se espera de nosotros que lo realicemos, y no como una acción clave en nuestra estrategia de marketing.

Necesitamos comenzar a gestionar la experiencia de nuestros clientes alrededor de nuestra marca. Necesitamos que nuestros impactos, en determinados momentos, sean claramente diferenciales. Y eso fundamentalmente lo conseguimos con los eventos, la única herramienta en la que nuestro target se relaciona con nosotros fuera del ruido comercial y mediante los cinco sentidos. En vivo y sin distracciones.

Una experiencia marca, y una experiencia entorno a una marca queda en la retina si ésta se ejecuta de un modo relevante y trasladando mensajes claros y que aporten valor.

Las marcas necesitan comenzar a introducir ya la experiencia dentro de su branding. Los clientes lo están pidiendo a gritos.

WAM por SOS ¿Cuanto vale la marca de un gran evento?

Los grandes eventos, como cualquier otro producto, se posicionan durante años gracias a ese difícil proceso de crear una marca llamado ‘branding’. Se trata de acontecimientos que se hacen un hueco en la mente de sus clientes, que perduran en su recuerdo. Ese es su verdadero valor.

Estos días estamos asistiendo al cambio, por pura necesidad, y a mi juicio, acertada prudencia legal, del gran festival musical de la Región de Murcia SOS 4.8, consolidado durante años en la escena musical española, por un nuevo evento con una nueva denominación: WAM (We Are Murcia).

Aunque de capa caída en las dos últimas ediciones por las carencias del cartel, el SOS 4.8 como producto albergaba dentro de sí mucho más que el festival que se celebraba cada fin de semana a comienzos de mayo. Era un movimiento cultural (no sólo musical) de una semana de duración cuya identidad se sustentaba, al menos en sus comienzos, en valores como la sostenibilidad y la vanguardia cultural.

WAM (We Are Murcia) como marca no se identifica desde luego con todo esto. Tras la presentación de gran parte del cartel del festival la pasada semana y a falta de confirmar las últimas contrataciones, tal vez se eche en falta una mayor presencia de artistas internacionales que configuren y mejoren la oferta definitiva. No obstante, la identidad de la nueva marca, se identifica mucho más con la propia ciudad de Murcia y sus conocidos valores: buen tiempo, vida en la calle, gastronomía y con el potente movimiento `indie’ de esta zona del país, como así atestigua la gran presencia de grupos murcianos.

No es por tanto sólo un cambio de marca. Es un cambio de producto con los riesgos inherentes que conlleva esta nueva estrategia. Pero lo relevante no es si técnicamente reemplazamos la marca o el producto. Lo que de verdad importa (como en cualquier lanzamiento de un nuevo producto o de una nueva marca como es el caso) es cómo percibe el público este cambio y si decide incluirlo en su agenda. Es vital que, en esta nueva andadura, los buenos atributos se conserven e incluso, en la medida de lo posible, se mejoren.

Y es que, en lo sustancial, en la parte que genera seguimiento y taquilla, el festival mantiene las mismas cualidades que han aportado buenos resultados y prestigio entre el público durante todos estos años: un festival justo al comienzo de la temporada, en un entorno urbano, limpio, y seguro (con pavimento en todo el recinto) con una gran variedad de alojamientos para todos los gustos y bolsillos y con unos servicios complementarios muy accesibles sobre los que destaca nuestra estupenda oferta gastronómica.

Conservar esto era lo lógico e inteligente para que los ‘sosers’ se mantengan fieles al nuevo festival. Es el punto imprescindible de partida para contar con buena parte de los asistentes habituales.

Bien es cierto que del público local no podemos dudar mucho. Estarán expuestos a continuos impactos en medios tradicionales, digitales, conversaciones y mensajes que les recordarán que “ahora el SOS es el WAM”. Algo más se lo tendrán que trabajar durante estos dos meses de margen para llegar al público que viene de fuera de la Región. Para reconocer por sus conversaciones en redes sociales a los antiguos ‘sosers’ y convertirlos en ‘wamers’.

En cualquier caso, lo que es indispensable para que el público fiel al anterior festival SOS 4.8 no penalice este cambio, es que esta primera edición del WAM cumpla las expectativas. Defraudar sí sería un obstáculo difícil de superar en el futuro, puesto que demostraría que “esto no es el SOS”. Y en comunicación, “la primera impresión es la que cuenta”. En este sentido, hemos de tener claro que este no será un año de transición y que la credibilidad del producto se juega mucho en este año de cambio.

Por tanto, y con tan poco tiempo para organizar un evento de estas dimensiones, necesitaremos el esfuerzo de todos los implicados para que el WAM no decepcione y a ser posible mejore lo que fue el SOS. Un reto del que conoceremos resultados dentro de unas semanas. ¡Mucha suerte!, ya que la suerte del festival será en gran parte la suerte de la ciudad de Murcia.

 

Este artículo también pudiste leerlo en «La Verdad».

 

¿Cómo hacer que mi convocatoria de medios sea un éxito?

La comunicación de las empresas con sus clientes potenciales a la hora de transmitir mensajes con carácter puramente comercial, suele realizarse directamente a través de la contratación de publicidad, tanto en medios tradicionales como en soportes 2.0 que a día de hoy son la clave de la conexión entre la marca y el público final.  Pero en algunos momentos, las marcas se encuentran con que tienen algo más que contar, un mensaje que puede convertirse en noticia, traspasando el objetivo de venta para informar de algo relevante, y ven en los medios de comunicación un gran aliado para poder difundirlo transmitiendo  máxima credibilidad y alcanzando la mayor repercusión posible en forma de publicity. Generar comentarios positivos en los medios de comunicación no cuesta mucho y es más económico que la publicidad.

¿Cómo hacer que los medios vean en esa noticia o evento un mensaje de interés para su público? Aquí es donde entra en juego la habilidad creativa del departamento de comunicación de la empresa para que la convocatoria sea un éxito.  Lo ideal es invitarles a un evento previo dedicado y estructurado únicamente para nuestros aliados los medios de comunicación, tanto en una rueda o conferencia de prensa, como herramientas de promoción.

No existe una receta mágica, ni una ecuación exacta para generar una buena convocatoria, sin embargo podemos respondernos a una serie de tips que nos ayudarán a conseguir una buena respuesta por parte de los periodistas:

1.- El efecto “Wow”

Los medios están saturados de noticias, reciben decenas de convocatorias e invitaciones al día y se ven obligados a descartar muchos temas por falta de recursos para cubrirlos. Para convencerlos de que nuestro evento es de interés periodístico y a su vez para el público en general y que deseen acudir, tenemos que ser capaces de captar su atención desde el primer momento, de conseguir ese efecto “wow” que les genere gran expectativa, que tengan la necesidad de ser testigos de eso tan interesante que le vamos a contar. Hagamos uso de la creatividad en el contenido y la forma, haciéndoles llegar una convocatoria original con un titular potente y por qué no un envío personalizado…un paquete dirigido al jefe de sección a modo de teaser en el que reciba una pieza clave con la que tenga que interactuar, un “clic” que le haga poner en su agenda tu evento. No olvidemos que el periodista es, ante todo una persona, y como tal  si rompemos su rutina de una forma original puede generarle gran expectación ante lo que le estamos ofreciendo.

2- El momento ideal 

La clave está en revisar siempre los calendarios oficiales para asegurarte de que la fecha que elijas no entre en conflicto con otros eventos importantes o de interés periodístico que podrían desviar la atención de tu evento a otro, y no lograr la cobertura de los medios en  tu evento. Recuerda que ellos sólo se moverán hacia aquellos recintos donde haya una verdadera noticia para su público.

3- El mejor escenario para recibirles

Una vez se ha decidido hacer la convocatoria, hay que escoger el mejor escenario posible. Un lugar a ser posible céntrico, accesible, fácil de localizar…pero a la vez que sea diferente. ¿Por qué no dejar atrás esa fría sala de hotel para recibir a los periodistas en una cafetería chic del centro de la ciudad, un jardín o incluso una floristería?  Démosles un motivo más para desear ir a nuestra rueda de prensa. Por supuesto, es fundamental acondicionar el lugar con todo tipo de comodidades para nuestros invitados, no dejando de lado las necesidades técnicas y de identidad corporativa que se requieren.

4- Llamar o no llamar, esa es la cuestión.

Esta cuestión en muchas ocasiones nos plantea un dilema a las empresas que nos dedicamos a la comunicación: ¿es buena idea dar un toque telefónico a los medios para comprobar si han recibido nuestra convocatoria? Hacer un seguimiento no sólo nos va a servir para tantear qué nos vamos a encontrar el día del evento, sino que también estrechamos la relación con los periodistas. Asegúrate de que tu convocatoria no pasa desapercibida.

5 – El  guión 

Sí, un guión del acto, donde conste quién lo presentará y el turno de palabras que seguirán los portavoces. Un documento que aclare las cuestiones de protocolo, es decir, quien se sienta en cada sitio y quien abre y cierra la convocatoria. Toda la información posible plasmada en papel que les ayude a seguir el evento en todo momento.

6 – El perfecto anfitrión

No hay que olvidar atender personalmente a los periodistas, prestarles la atención necesaria y dar la información que ellos necesiten. Muchas veces se elabora un dossier informativo, de esta forma nos evitarán tiempo y trabajo el mismo día del evento.

Nuestro responsable de comunicación debe estar al servicio de los periodistas estando dispuesto a facilitar cualquier cosa que puedan necesitar durante el evento: ya sea un dato, una entrevista, una aclaración al final del acto o bien la nota de prensa impresa. Aquí debe convertirse en el mejor relaciones públicas y también en la persona mejor informada para ser el punto de referencia ante cualquier pregunta que pueda suscitarse durante el evento.

7- Un buen titular

No olvidemos que el objetivo principal de convocar a los medios es “venderles” tu noticia, por eso, dales un titular atractivo, un mensaje lleno de información perfectamente elaborado, un mensaje que le resulte muy fácil de difundir.

El espacio en los medios es muy caro y generalmente hay mucha competitividad. Por ello, un titular adecuado aumenta las probabilidades de que el medio lo publique.

8.- Información en multiformato

 A la convocatoria, vendrán radios, televisiones y prensa escrita y digital, o incluso algunos bloggers. Por lo tanto, el material que les podamos proporcionar deberá adaptarse a sus necesidades: tendremos que darles la nota de prensa impresa pero también podemos facilitar a las radios declaraciones en formato de audio o bien imágenes relacionadas con el tema, y,  por qué no, grabar un vídeo con pequeñas entrevistas. Cuanto más formatos generemos más opciones de difusión podemos tener. Tendremos que hacer llegar todo este material a los medios que no hayan acudido a la cita pero que lo querrán publicar; siendo lo más eficaz enviarla por email para facilitar su recepción. Recuerda que la inmediatez es fundamental en el mundo de la información, por eso, no olvides enviar la nota de prensa inmediatamente después del acto, dales “información fresca”.

9.- ¡Presente!

 El seguimiento de dónde se ha publicado o no tu mensaje es una labor importantísima a la hora de valorar los resultados de la convocatoria de medios. Por este motivo debemos llevar un listado de los medios que han asistido a nuestro evento, pasando lista a los periodistas (de forma discreta y amistosa). Suele ocurrir que algunos que habían confirmado acaban por no acudir y también al revés, que algunos que no habían dicho nada se presentan. De esta manera podremos preguntarles si se ha publicado o no la noticia, en caso de que no hayamos podido detectarlo por nosotros mismos.  Nos permitirá también mantener la relación, que es muy importante de cara a futuras convocatorias.

10- “Es de buen nacido ser agradecido”

Una buena relación con los medios es crucial para cualquier marca. Si queremos fortalecerla,  un detalle muy bien recibido es enviarles un mensaje personal de agradecimiento a los representantes de los medios que han cubierto la noticia tras el evento.

 

Tenemos que ser conscientes de que una buena convocatoria a los medios es nuestra puerta de entrada, por lo que si conseguimos cruzarla ya es un éxito.

5 Maneras de generar engagement en una feria

Acaba de terminar Fitur, una de las grandes ferias sectoriales en nuestro país. Hemos visto como los destinos y compañías han puesto todo su ingenio sobre la mesa a la hora de generar engagement con su público. No obstante siempre podemos ir mucho más allá, y por eso desde Noved os planteamos 5 maneras que no debes pasar por alto a la hora de generar atención y engagement en tu próxima feria. Allá vamos:

1.- Tu stand es un portal de contenidos, y como tal has de tratarlo.

Debe tener su propia línea de contenidos consecuentes con tu marca. Deben ser relevantes para tu público objetivo y deben aportarle valor. Nunca debes hacer los contenidos hacia dentro, hacia lo que tu marca hace o produce, siempre has de pensar en tu público objetivo y qué es lo que realmente éste valora y le atrae. Una buena manera de filtrar contenidos relevantes y de valor es ponerte en el lugar de tu cliente en perspectiva ¿Yo iría a presenciar ese contenido? ¿Me parece lo suficientemente interesante, diferencial y destacado para ir a verlo? Siempre es mejor programar un contenido interesante que cuatro mediocres.

Además, debes pensar en cómo “vender” ese contenido. “7 maneras de pasarlo en grande en Calpe” siempre atraerá a más gente que “Presentacion de lugares de interés de Calpe” aunque el contenido sea exactamente el mismo. Es como un artículo en un blog o un post en redes sociales. No sólo importa lo que digas sino como lo digas.

2.- Hacer vivir experiencias.

La fuerza del directo debe ser uno de los grandes activos de la presencia de tu marca en una feria. Hacer vivir en primera persona experiencias diferenciales son un punto imprescindible para generar momentos inolvidables junto a tu marca. La tecnología (realidad virtual, aumentada, 3D, mapping, etc…) nos pone fácil poder conseguir grandes momentos para los visitantes. Andalucía en esta última edición de Fitur fue un buen ejemplo con su pabellón personalizado con videomapping.

3.- Fomentar la combinación del on y el off dentro del recinto.

Atraer con on y marcar la diferencia con off, o viceversa, es una buena manera de generar atracción y engagement. Unir los dos entornos a través de videos o concursos en rrss, gamificación, apps, acciones con bluetooth, etc.

4.- Momento de humanizar tu marca.

Estamos en directo, estamos cara a cara. Tenemos pocos escenarios más propicios que éste para generar una auténtica relación personal. Trasladar tu verdadera personalidad en esos espacios más relajados te ayudará mucho a construir el posicionamiento que tu marca desea.

5.- Momentos Wow!

La feria es un “microclima” efímero, la gente se encuentra colegas y conocidos y hablan de que les parece la feria y de los stands y aspectos curiosos que hayan podido ver. Además, a la personas nos gusta comentar las cosas curiosas que nos suceden. Generar momentos wow activará el boca a boca de los visitantes y hará que más y más gente se acerque a tu stand.

Presupuestar en marketing y presupuestar en medios

Con la vuelta de vacaciones ya casi olvidada, los departamentos de Marketing comienzan a dar forma o pulir sus planes para el próximo ejercicio. Es la fase siempre compleja de presupuestar cuanto vamos a invertir en cada una de nuestras acciones.

¿Tenemos que concentrar en medios o nuestra inversión es suficiente para estar en varios? ¿Apostamos por medios convencionales o no convencionales? ¿Medios y canales propios o externos? ¿Contratamos a un community en plantilla o lo externalizamos? ¿Branding o promoción? ¿En patrocinio o creando nosotros un evento?

Son innumerables los interrogantes que se nos presentan, y en este punto mi reflexión se dirige a los «Estudios de inversión en Medios», que en esta época actual cada vez difieren más de lo que realmente invierten los departamentos de Marketing. Son aún un excelente baremo, sin lugar a dudas, pero cada vez más alejado de la realidad, en tanto y en cuanto, las empresas invierten cada vez más en mantener y alimentar los medios propios y sociales, en detrimento de los medios de pago. El ecosistema cambia, y con él nuestra inversión y como ésta se refleja.

[layerslider id=»2″]

¿Tú también inviertes cada vez más en medios propios y sociales?

La última edición del CMO Survey, elaborado por Deloitte, la American Marketing Association y The Fuqua School of Business, recoge el punto de vista de casi 300 altos ejecutivos de Marketing de todos los sectores. Según éste, el crecimiento previsto para los planes de redes sociales es del 10,3% para los próximos cinco años, pasando del 10,6% a un 10,9% en 2021. Sólo en los próximos doce meses se espera que suponga el 13,2% del presupuesto total de marketing. Este incremento del presupuesto se destinará a áreas como Creación de Contenidos (62,6% de las empresas), Analytics (43,6%) u Optimización de Campañas (41,5%). Mientras, el desarrollo de nuevos productos (15,6%), la Formación de empleados (18,7%) o la Adquisición de talento (21,5%) serán las menos favorecidas por ese crecimiento.

El Marketing Móvil será otra de las estrategias que mayor crecimiento presupuestario experimentarán, pasando del 5,9% actual al 14,6% en los próximos 3 años.

Según Infoadex, por ejemplo, la inversión en medios como el mobile o las redes sociales en España es casi anecdótico… Conclusiones muy dispares para saber dónde focalizan las empresas su inversión en marketing ¿Qué parte del presupuesto de marketing se va a inversión en medios de pago y qué parte se va a mejorar y ampliar nuestra estructura y desarrollo de medios, canales y contenidos propios? Parece claro cual será el foco de inversión en los próximos años.

 

Eventos como herramienta en la activación de ciudades

La generación de contenidos es hoy uno de los grandes focos de inversión de las marcas. Estar vivos en el mercado, ofrecer buenos planes a nuestra comunidad y aportarles valor es una de las máximas con los que las empresas, grandes y pequeñas vienen trabajando durante los últimos años, ya que los consumidores comparten todo aquel contenido que es relevante y que realmente le aporta. Cualquier marca debe estar hoy dentro de las conversaciones, debe tener algo interesante que contar, debe relacionarse con su target y estar ahí, presente en la mente del cliente, para cuando surja la necesidad y llegue el momento de la elección y compra.

Las ciudades no quedan ajenas a esta realidad. Más allá de espacios para vivir, las ciudades se comportan igualmente como marcas que buscan, entre otras cosas, generar turismo, inversión y actividad comercial.

En una sociedad tan hiperconectada como ésta, tener contenidos atractivos para ofrecer es cada vez más necesario, y ahí es donde entran de lleno los eventos. Siempre he defendido que las agencias de eventos somos los verdaderos precursores del tan manido hoy “branded content”. Antes que los medios masivos, desde las agencias nos encargamos desde hace años de crear y producir experiencias y contenidos de marca que posicionen a nuestros clientes dentro de su público objetivo.

Las ciudades se esfuerzan cada vez más para estar vivas, non-stop, durante los 365 días del año. Directamente a través del sector MICE atrayendo a eventos corporativos congresos, convenciones, etc. O bien hacia el público masivo a través de festivales, eventos culturales, comerciales, gastronómicos, etc.

Igual que los grandes malls y centros comerciales, las ciudades necesitamos que en nuestro destino siempre pasen cosas que dinamicen la actividad, atraigan turistas (particulares y de negocio) y hagan crecer la demanda interna y la inversión. Se resume en tres palabras: “Activar la economía”.

En los Convention Bureau llevamos años y años invirtiendo en la generación de actividad económica, que repercute en todos los actores que estamos implicados en el turismo de negocio de una ciudad, pero también, y sobre todo, en la propia ciudad. En Murcia, por ejemplo, y según un reciente estudio, más del 90% de los turistas de negocio que visitan por vez primera nuestra ciudad, manifiestan la intención de repetir como turista particular.

Somos puerta de entrada, no sólo para turismo MICE, sino para mucho más. ¿Un sector estratégico para invertir? Las grandes ciudades siempre lo han tenido claro.

Sobre patrocinio desfasado

Si la publicidad tradicional está en la UVI, el patrocinio esta para que le apliquen el desfibrilador de manera urgente. Un patrocinio como tradicionalmente se ha entendido, es decir, pago “x” porque mi marca aparezca sin más, puede servir en el mundo de los impactos masivos, el de la comunicación comercial unidireccional, el de aquellos que siguen esperando que el papel y los números lo aguanten todo.

Los eventos fueron tal vez los precursores de esta gran tendencia que ya es hoy el Branded content. Las marcas empezaron a ver mucho más rentable producir sus propios eventos en lugar de patrocinar otros ya existentes, producidos por terceros. Ya no se trataba solo de que mi marca apareciera, sino de hacer vivir al público el concepto o mensaje que transmitimos. Una experiencia, vivir mi marca en primera persona, es tremendamente más valiosa que ser partícipe del contenido de otro. Es más sostenible en el tiempo y me aporta coherencia.

Es tal vez el ejemplo al que siempre recurrimos, pero Red Bull fue sin duda uno de los grandes precursores de todo esto. Del mero patrocinio a hacerse totalmente promotor y productor de gigantes contenidos como los famosos casos de la RedBull Air Race, Red Bull 7 islands, Red Bull cross fighters o el mítico Red Bull Stratos de  Felix Baumgartner. Sólo hay que entrar en la web www.redbull.com para darse cuenta del infinito partido que la marca obtiene de los contenidos propios y como estos están dando credibilidad a la marca y su mensaje. Red Bull no sólo lo dice, lo hace, y eso, en este mundo en el que mi posicionamiento no lo hago solamente yo, sino también los clientes, lo es todo.

Al patrocinio (al de toda la vida) le cuesta demostrar su rentabilidad en el entorno 2.0. Donde hoy está mi marca mañana puede estar cualquier otra que pague un euro más. Eso, sinceramente, no identifica a nadie y la credibilidad que me aporta como marca es tan débil como España en Eurovisión.

Por eso los eventos de marca han sido hasta cierto punto precursores del Branded content del que tanto hablamos ahora. La evolución de los eventos de marca son una experiencia que nos puede servir para saber cómo fluirán los contenidos en los medios masivos.

Y así llegamos, de la mano del Branded content, a los patrocinios que realmente son rentables. Aquellos que hacen sentir al cliente la experiencia de tu marca de un modo diferencial. “Todo es contenido”, y lo que yo vivo, siento, piso o toco, puede estar producido por una marca que me esté haciendo llegar su “alma” de un modo “amigable”, diferente y valioso.

@ricardozamoral

 

La experiencia lleva al contenido

No hay nada más poderoso que las experiencias. Las experiencias nos marcan, dejan huella en nosotros, nos hacen sentir… Sentir algo es lo más íntimo e intenso en el ser humano. Y las experiencias son realmente lo que hace mover nuestros sentimientos, nuestras emociones.

Percibimos  la realidad a través de nuestros cinco sentidos, y esas percepciones sensoriales con las que generan en nosotros emociones. Los impactos son potencialmente más grandes cuantos más sean los sentidos mediante los que los percibimos. Es por eso que el evento tiene tanta fuerza en comunicación. Vivir un contenido en primera persona es infinitamente más potente que simplemente escucharlo o verlo.

Los puristas dirán que el evento es caro, que llega a poca a gente, y que los medios masivos consiguen un alcance infinitamente mayor. Eso parece poco discutible: los medios masivos ganan en cobertura, los eventos en calidad del impacto. Sin embargo, y en la realidad actual es donde comenzamos a percibir la principal novedad.

Para conectar con las personas no hay nada como el marketing experiencial, y los eventos son una herramienta clave en este sentido. El estar aquí y ahora, juntos y conectados, marcas y consumidores, en un mismo lugar físico (o virtual), hace que las vivencias sean únicas y extraordinarias. Cuando eso sucede, cuando se consigue realmente el “engagement”, es cuando el consumidor se convierte en generador de contenido.

Aquí es donde conectamos las experiencias y los eventos con los medios sociales, y aquí es donde el contenido se hace masivo y exponencial. Aquí es donde un amigo te cuenta lo que está viviendo y cuando la credibilidad de lo que te cuenta tu amigo gana por goleada a lo que te pueda contar una marca.

Un reciente estudio del Event Marketing Institute habla de los crecimientos de entre el 5 y el 10% de los presupuestos que las grandes marcas destinan a eventos en los últimos años. Es una tendencia clara que con la desfragmentación de los medios masivos comiencen a ganar peso los medios propios de las marcas, y en ellos los eventos de marca tienen un papel protagonista.

Se avecinan buenos años para las experiencias en vivo. No sólo de on-line vive el hombre.